El Ministerio

Nuestra Historia

In 1975, Tom Johnson, un abogado y Cursillista católico de Miami, Florida, asistió a un Cursillo ecuménico en Atlanta, Georgia. Aunque los delegados venían de varias denominaciones que presentaban fines de semana de Cursillo, en esta reunión de Atlanta predominaban los luteranos. El movimiento de Cursillo original fue derivado de la Iglesia Católica de Espaãa.

Tom Johnson llevaba varios meses imaginándose un programa de Cursillo en la prisión. Durante la reunión de Atlanta, Tom se enteró que algunos delegados estaban planeando un fin de semana en prisión en el estado de Iowa. Tom se acercó al delegado de Iowa , el Pastor Gene Hermeier, y le pidió permiso para asistir. Una semana más tarde Tom estaba observando un fin de semana de Cursillo en una prisión de Iowa. Entusiasmado por la experiencia, regresó a Miami con la determinación de comenzar fines de semana de Cursillo en las prisiones de la Florida. Ese primer fin de semana tuvo lugar en la Institución Correccional de Unión en Raiford, Florida el otoão del 1976

Para el 1978, seis o siete estados estaban presentando Cursillos en las prisiones. La oficina nacional de Cursillos en Dallas examinó los Cursillos en estas prisiones y determinaron que debían ser ecuménicos y supervisados por una autoridad central. Pensaban que el formato debía ser modificado para cumplir mejor las necesidades de los presos. Cursillo le pidió al grupo de la Florida que diseãara dicho programa. El primer Kairos fue presentado en el 1979. Después de ese primer fin de semana de "Kairos", Cursillo le pidió a otras áreas que estaban presentando fines de semana de Cursillo en las prisiones que no usaran más el nombre de Cursillo y se unieran a Kairos.

Kairos considera que su historia comenzó ese primer fin de semana en la prisión de Unión en Raiford, Fl, en septiembre del 1976. Kairos está activo al presente en 31 estados de los EE.UU. y en los países de Australia, Canadá, Inglaterra, Costa Rica, Perú, Nicaragua, Honduras, la República Dominicana y Sudáfrica. El ministerio está activo en más de 300 lugares y 35 ministerios de Kairos Afuera para mujeres afectadas por la encarcelación de un ser querido.

Kairos hace todo esto con un personal salariado de doce personas y más de 30,000 voluntarios que pagan por los más de 640 fines de semana que se llevan a cabo cada aão. Los estudios de reincidencia en la Florida y Carolina del Norte han encontrado que la experiencia de Kairos causó una merma de reincidencia de cerca de la tercera parte comparado al grupo de control.

Al traer el amor y el perdón de Jesucristo a la prisión, Kairos ha sido reconocido ampliamente como un programa de alta efectividad para cambiar las actitudes de los encarcelados.

Nuestro Método

Como antecedente, Eduardo Bonin, Bernado Vadell, Francisco Forteza y otros fueron inspirados para desarrollar un programa diseãado a buscar y entrenar cristianos capaces de ser representantes fuertes de la cristiandad en sus comunidades y su entorno. El programa que ellos desarrollaron, Cursillo, comenzó como un movimiento de la Iglesia de Espaãa en los 1930. Los fundadores tomaron como meta enfrentar la realidad de su mundo para poder transformarla. Esta transformación se hace posible según la persona siente el amor penetrante de Jesucristo que penetra en su realidad humana - es una experiencia espiritual. El resultado deseado es que cada persona escogida para participar en Cursillo supiese trabajar con efectividad en su propio mundo y entorno. Kairos ha adaptado Cursillo para el entorno de la prisión.

El método de Kairos de charlas, meditaciones, actividades individuales y de grupo, es una invitación a vivir en una relación personal con el Cristo vivo. Kairos no es sólo para ayudar a Cristo a salvar almas, sino para poner vidas humanas en servicio.- literalmente para cambiar el entorno de las prisiones.

Por lo tanto, el resultado más importante del cursillo de fin de semana es producir un entendimiento práctico en nuestro 4º día- el resto de nuestras vidas. La necesidad es introducir a Cristo a un mundo pagano y sus estructuras. En cierto sentido, esto representa la visión dinámica de un creyente en Cristo vivo, creciendo y operando en la Iglesia. Antes de poder balancear al mundo, tenemos que buscar como balancear al ser humano. No es primordialmente un vehículo para resolver problemas personales, sino de inspirar a la persona a "ser" la solución. Es realmente una forma de "descubrir el apóstol" y permitirle vivir verdaderamente como un seguidor de Cristo.

El método de Kairos confronta al ser humano con sus problemas y su historia personal y Cristo es presentado como la única solución total. Esto en realidad sólo lo puede hacer el ser humano mismo - demasiadas distracciones tienden a hacerle inmune a la jornada.

Esta jornada de toda la vida es apoyada por la comunidad en un grupo de orar y compartir que provee ánimo y seguridad para más exploración. Es esta comunidad que continúa es donde uno encuentra las fuerzas de su perseverancia y la forma más efectiva de esparcir la acción apostólica.

El Ministerio de Prisión Kairos ha hecho ciertas adaptaciones para que este método sea efectivo en el entorno de las prisiones. Hacemos esto porque nos instiga el Espíritu Santo a recordar, "tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna." En Mateo 25:36 él nos ha llamado a visitarlo en el entorno de la prisión.

El ministerio continuo de Kairos, que comprende reuniones y retiros espirituales, nos permite proveer en comunidad un cristianismo más auténtico, continuo y vital que cambia vidas.

Baje nuestro panfleto general de Kairos